Alimentos prohibidos en el embarazo y los más recomendados: la guía definitiva

¿Quieres valorar este artículo?
 

alimentos prohibidos en el embarazo

¿Cuáles son los alimentos prohibidos en el embarazo? ¿Y los recomendados? .

¿Por qué a algunas mujeres les prohiben comer carne por miedo a la toxoplasmosis y otras no?.

En este artículo intentamos responder todas estas dudas que surgen durante el embarazo.

Cuando me quedé embarazada, una de mis actividades favoritas, además de pensar en cómo mi pareja y yo íbamos a salir indemnes de esta aventura, era buscar en google cualquier tipo de información y consejos que me pudieran venir bien para tener una gestación sin problemas. Leí prácticamente todos los blogs que trataban el tema, casi siempre con una marca detrás promocionando sus productos, y tomé en consideración a todas aquellas personas que, con la mejor de las intenciones – eso quiero creer al menos – me dijeron lo que tenía que comer y hacer para que ni yo ni mi bebé corriésemos ningún riesgo.

El resultado de esta frenética actividad fue que prácticamente me volví loca. Entre los consejos de madres, tías, vecinas, amigas y todo lo que veía en la web, mi ginecólogo terminó prohibiéndome que leyese nada más al respecto. Le hice caso y mi nivel de estrés bajó bastante pero, aun así, entiendo perfectamente que cuando una mujer está esperando un hijo la preocupación le lleve a querer informarse y, a veces, no filtrar correctamente la información que obtiene.

Con este artículo pretendo recopilar los consejos que me dio mi médico en materia de alimentación y encomiaros a que, en caso de que tengáis alguna duda o alguien os dé algún consejo, se lo consultéis a vuestro ginecólogo o médico de cabecera. De la misma forma en que no debemos tomar un medicamento sin consultar con él por mucho que a nuestro vecina le haya ido estupendamente, tampoco debemos tener en cuenta cualquier dato que obtengamos en la web y que pueda afectar a nuestro embarazo.

Dieta para embarazadas, comidas recomendadas y las que debes evitar

Dieta para embarazadas, comidas recomendadas y las que debes evitar
Uno de los temas que más me ‘obsesionaba’ durante mi embarazo era el de qué podía comer y qué no. Y no me preocupaba en absoluto coger peso: mi preocupación era si mi alimentación podía afectar de alguna manera, positiva o negativa, a mi feto.

Descubrí que, efectivamente, hay estudios que han establecido una relación directa entre los alimentos que ingiere una mujer embaraza y la salud de su hijo. De hecho, uno de ellos, publicado en la revista médica Cell (en inglés)  afirma que la forma en que nuestros padres se alimentan antes de que nazcamos, puede predisponernos a tener o no sobrepeso.

Para demostrarlo, los científicos alimentaron a ratones a base de una dieta rica en grasas en distintas fases de su embarazo para intentar determinar qué periodo de gestación era el más determinante en la futura salud de la cría.

banner_nutricion

El resultado obtenido fue que los ratones que se habían alimentado con una dieta rica en grasas tuvieron crías con un porcentaje más alto de grasa corporal que las madres que se alimentaron con una dieta más sana. Es más, estas crías presentaban un índice mayor de resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa, siendo ambos factores indicadores de una mayor propensión a desarrollar diabetes de tipo 2 incluso si las propias crías se van a alimentar de una forma sana a lo largo de su vida.

Alimentos buenos durante el embarazo

alimentos buenos durante el embarazoUna vez establecida esta relación directa entre lo que comemos durante el estado de gestación y la posible predisposición a la obesidad de nuestros hijos, empecé a preocuparme por los alimentos recomendados durante el embarazo. ¿Había alguna base científica detrás o era simplemente una estrategia para que las marcas pudiesen vender más productos?

En general, todos los médicos a los que consulté coincidan en que la dieta perfecta era aquella que mantenía un equilibro entre los lípidos (grasas), prótidos (proteínas), glúcidos (azúcares) y minerales.

Las proteínas animales (carne, pescados, huevos) son alimentos fundamentales para el correcto desarrollo del embrión. Se recomienda una ingesta de 70g al día. Lo único que debe preocuparnos es la forma de cocinarlos como ya veremos en el siguiente epígrafe.

Las grasas vegetales, como el aceite de girasol u oliva, favorece la construcción de las membranas de las células.

El calcio también es vital para el correcto desarrollo del embrión. Productos lácteos, frutas y verduras van a ayudarnos durante el embarazo ya que favorece la formación de los huesos y dientes del bebé y ayuda a combatir los trastornos de tensión durante el embarazo. Se recomienda la ingesta de 1000 mg al día de calcio.

Algunas vitaminas, como la B9 (ácido fólico) no son fabricadas por el organismo así que tenemos que suplir su ausencia a través de la alimentación. Las espinacas, lechuga, nueces, almendras, huevos, naranjas y los plátanos nos aportarán el ácido fólico que necesitamos.

El Omega 3 es un ácido graso muy beneficioso para el embarazo, y se recomienda durante los primeros 6 meses una gesta de 2 gramos y subirlo levemente durante el tercer trimestre y la lactancia. Entre los alimentos ricos en Omega 3 destaca el salmón, pero también puedes encontrarlo en sardinas, bacalao y marisco.

Qué no comer durante el embarazo: alimentos prohibidos

Aunque lleves una dieta equilibrada, tienes que saber que existen una serie de alimentos prohibidos en el embarazo y otros que puedes comer sólo según cómo estén preparados. Dentro de los lácteos, por ejemplo, no debes recurrir nunca a los quesos sin pasteurizar, blandos, azules o que tengan moho (Cabrales, Camembert, etc). Pueden contener una bacteria llamada listeria.

Antes hemos comentado que se recomienda comer huevos pero, ojo, asegúrate de que no estén crudos o poco hechos. Mejor olvidarte de la mayonesa casera, las tortillas poco cocinadas o las cremas y postres elaborados con huevo crudo.

No comas pescados crudos o poco hechos. Pueden contener listeria.

La cafeína no está precisamente muy bien vista durante el embarazo. En principio se puede tomar sin problema una taza al día pero si puedes evitarla totalmente, mejor. Recuerda que la cafeína no está sólo en el café: el té y muchos refrescos también la contienen.

La vitamina A puede suponer un riesgo así que, durante al menos los 3 primeros meses, evita comer hígado. Su alto contenido en vitamina A puede suponer un problema. Mejor que prescindas completamente del alcohol.

Comer o no jamón serrano durante el embarazo: la polémica

toxoplasmosis
He dejado la carne y la toxoplasmosis para el final porque probablemente sea el aspecto más polémico. Y cuando usamos el término “polémica” no estoy exagerando.

El parásito responsable, el toxoplasma, se desarrolla en los animales que comen hierba previamente contaminada por heces de gatos y permanece en la carne cruda del animal una vez muerto. De ahí que tradicionalmente hayan aconsejado a las mujeres embarazadas evitar el consumo de carnes no cocinadas (carpaccio, steak tartar) y embutidos como el jamón serrano.

Recientemente se han escuchado voces que afirman que todo esto es una especie de mito. En la web de El Parto es Nuestro , entidad independiente y crítica cuyo objetivo es mejorar la atención a la salud perinatal, han publicado diversos artículos en los que, siempre basándose en diferentes estudios, han llegado a afirmar que todas las mujeres embarazadas pueden comer jamón serrano sin peligro.

Toxoplasmosis, gatos, jamón serrano y embarazadas

El Parto es Nuestro se apoya en diversos estudios, publicados y de fácil acceso al público, como el “Toxoplasma gondii in commercially available pork meat and cured ham: a contribution to risk assessment for consumers”. (Toxoplasma gondii en la carne de cerdo y jamones curados disponibles comercialmente: una contribución a la evaluación de riesgos del consumidor”) en el que se afirma que el jamón curado (español para más señas) no contiene toxoplasma.

Para llegar a esa conclusión se recogieron 50 muestras de carne de cerdo (25 fresca y 25 curada) y tras analizarlas se detectó la presencia de Toxoplasma en el 8% de las muestras de carne fresca pero no detectaron nada en las de jamón curado.

Julio Basulto de Comer o no Comer respondió en este artículo afirmando que el resultado del estudio muestra que es más fácil encontrar la toxoplasma en carne cruda que en carne curada pero que no se puede afirmar que el proceso de curación la elimine ya que habría que saber si esos cerdos de los que se sacó la carne curada, estaban infectados.

Dada la falta de unanimidad al respecto y está en vuestras manos decidir qué opción dais por buena. Lo que sí está claro es que teniendo acceso a la información – información contrastada, ojo, no un artículo de un blog cualquiera – y pudiendo respaldarla con vuestro médico, no debería haber mayor problema. De todas formas, en lo que sí que parece que hay unanimidad es que congelando la carne y el embutido no vais a tener ningún riesgo.

Como dicen las autoras de “El parto es nuestro”, y en esto sí que no se las puede poner ninguna objeción: “la ciencia y el cuidado de la salud están en constante evolución y deben ser revisados periódicamente a la luz de posibles nuevos descubrimientos y de conocimientos actualizados que puedan contradecir o poner en duda las ideas o las recomendaciones anteriores”.

Por qué a algunas mujeres se les previene contra la toxoplasmosis y otras no?

Fácil. Si has contraído la toxoplasmosis – es muy probable que ni te hayas enterado porque en adultos es una infección muy banal –   con anterioridad a quedarte embarazada eres toxoplasma positiva. Eso quiere decir que has desarrollado inmunidad y tu bebé no corre peligro alguno. De ahí que a las toxoplasmas positivas no se les alerte contra los peligros de la carne.

En cambio, si eres toxoplasma negativa – nunca has estado infectada por la bacteria – el peligro es mayor y tendrás que tener especial cuidado.

Bola Extra: la toxoplasmosis en las frutas y verduras

Si hemos dicho antes que los animales que comen hierba previamente contaminada con heces de gato son transmisores de la bacteria, ¿puede darse el caso de que las frutas y vegetales que estén en contacto con estos gatos estén infectadas? Efectivamente, pueden estarlo pero si seguís estás indicaciones no va a pasar nada.

Cómo evitar la toxoplasmosis

    • Lávate muy bien las manos después de manipular carne cruda y verdura fresca. También debes hacerlo si estás en contacto con tierra (jardín, parque, etc.)
    • Si vas a consumir carne y es de vaca no tienes de qué preocuparte siempre y cuando sepas que no está mezclada con carne de cerdo. Como hoy en día es bastante difícil estar 100% segura, casi mejor que cocines la carne por completo o la congeles a -20º antes de cocinarla.
    • La verdura cruda ha podido estar en contacto con agua o tierra infectada así que es imprescindible lavarla con mucho cuidado. No es suficiente con bañarla en agua ni agregarle un desinfectante: tienes que lavarla por arrastre, bajo el chorro del grifo y frotando la hoja a conciencia.

Espero que todos estos consejos te sirvan para despejar las mayores dudas que surgen durante esta ebullición de los primeros meses, pero sobre todo, recuerda que siguiendo los consejos de tu médico y matrona, no debes de tener ningún problema.

 

¿Tienes alguna duda sobre algún alimento que no puede esperar? Puedes preguntar a nuestro médico ahora

5 Comentarios

  1. Avatar
    sara mayo 11, 2016

    Hola, estoy embarazada de 12 semanas y he solicitado la prueba de la toxo, he dado negativo, que no la he pasado pero la matrona me ha dicho que ha pesar de que hubiese sido positiva, el hecho de haberla pasado no te inmuniza contra ella por lo que la puedes volver a pasar, en definitiva que hay que tener en cuenta este tema si o si.

  2. Avatar
    miren mayo 20, 2015

    Hola, muy concreto y con mucho sentido común. Gracias!

    • Avatar
      Previalia Magazine mayo 20, 2015

      Gracias a ti, Miren. Nos alegra un montón que te haya parecido concreto y sensato. En breve publicaremos más artículos sobre embarazos, permanece atenta a tu monitor 🙂

  3. Avatar
    Sara abril 16, 2015

    Un artículo bastante realista. Tiene razón en cuanto a lo del jamón serrano. Lo más importante… usar el sentido común y no obsesionarse.

    • Avatar
      Previalia Magazine abril 16, 2015

      Gracias por tu comentario, Sara. La verdad es que hemos intentado tener mucho cuidado a la hora de redactar el artículo para no inducir a error. ¡Que tengas un buen día! Esperamos volver a verte por aquí.

Deja un comentario

No publicaremos tu correo. Los cambios obligatorios están marcados *

Previsora Bilbaína Seguros