Codo de tenista: síntomas y tratamiento de la epicondilitis

¿Quieres valorar este artículo?
 

codo de tenista síntomas y tratamientos

A pesar de su nombre, el codo de tenista no afecta solo a los profesionales del tenis. Al contrario, cualquier persona que fuerce el antebrazo o la muñeca pueden padecerlo.

Los síntomas del codo de tenista pueden persistir más de un año en al menos el 20% de los afectados y resultar invalidantes.

Un diagnóstico temprano y una buena orientación terapéutica son necesarios para reducir su impacto.

El codo de tenista es una enfermedad común – casi el 3% de la población mundial la padece – y a pesar de su nombre no es exclusiva de los tenistas aunque estos sean el colectivo más afectado dados los movimientos que deben realizar en la práctica de este deporte.

¿Qué es el codo de tenista o la epicondilitis?

Se conoce coloquialmente como codo de tenista pero su denominación médica es epicondilitis. El sufijo ‘itis’ indica inflamación – peritonitis es la inflamacíón del peritoneo, amigdalitis de las amígdalas, etc. – así que el codo de tenista es una inflamación de los tendones epicondíleos que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. Esta musculatura es la qu ese encarga de controla los principales movimientos de la mano.

En realidad, a pesar de su nombre, el codo de tenista no implica una inflamación visible – de ahí que entre sus síntomas no se encuentre el tener el codo hinchado – sino que son los tendones los que están inflamados y ocasionan el dolor y las molestias.

La epicondilitis tiene muchos sinónimos: dolor lateral del codo, codo de tenis, codo del remero o golfista, tendinosis del tendón extensor conjunto y peritendinitis del codo.

Síntomas del codo de tenista

Los síntomas habituales de la epicondilitis o codo de tenista son:

  1. Dolor en la parte lateral del codo o parte externa que ocasiona molestias al realizar movimientos como presa o agarre en la mano. Por lo general, al cargar pesos con la palma de la mano hacia arriba no se observarán molestias.
  2. Dolor punzante si se palpa la parte lateral externa del codo.

El médico comprobará que el dolor se reproduce al palpar en la parte lateral del codo, al estirar los músculos extensores de la muñeca y de los dedos, y al oponerse a su contracción.

Existen otros trastornos y enfermedades que cursan con dolor en la parte lateral del codo y que no se deben a la lesión de los tendones como algunas patologías de la columna cervical o determinadas alteraciones internas de la articulación del codo.

¿Quién padece más esta dolencia?

La epicondilitis es frecuente. La padece entre el 1 y el 3% de la población general, algo más común en el sexo masculino, y es más común su inicio entre los 40 y los 50 años.

La máxima incidencia, al igual que ocurre en la osteoporosis, se da en mujeres de 42 a 46 años de edad entre las cuales enferman una de cada diez tendiendo a afectar la extremidad dominante.

Causas que provocan el codo de tenista

La epicondilitis es una enfermedad que se da por sobreuso, es decir, por realizar esfuerzos repetitivos realizados con los músculos que extienden la muñeca y los dedos y relacionados con las actividades cotidianas.

Se van lesionando los tendones con los que dichos músculos se anclan al hueso, en la parte lateral del codo, en una prominencia que se llama epicóndilo humeral, de ahí el nombre de la enfermedad.

A pesar de ser llamada habitualmente síndrome del tenista o codo de tenista, los deportes de raqueta son la causa directa tan sólo en el 5% de los casos. Ya que se relaciona con múltiples ocupaciones (oficinistas, tareas del hogar, construcción, jardinería, carpintería, caldereros, etc.)

Pronóstico de cura de la epicondilitis, ¿Cuánto tarda?

En general, la epicondilitis es una enfermedad de buen pronóstico, pero es común que sus síntomas persistan varios meses antes de curar definitivamente.

En un 20% de pacientes, los síntomas pueden persistir más allá de los 18 meses.

Diagnóstico, ¿con qué médico debo consultar?

El diagnóstico es fácil en la mayoría de los casos, basado en la sintomatología y en la exploración realizada por el Médico Rehabilitador o el Traumatólogo.

Se valorará la conveniencia de realizar pruebas complementarias para ayudar al diagnóstico preciso: radiografías simples, análisis de sangre, ecografías, resonancia magnética, estudios de la columna cervical o electromiogramas.

La ecografía es clave en el diagnóstico

La ecografía resulta particularmente intersante ya que permite confirmar de inmediato el diagnóstico de la epicondilitis, y se puede utilizar para guiar la inyección de sustancias en el tratamiento.

Tratamiento del codo de tenista

El tratamiento no quirúrgico del codo de tenista es exitoso en el 95% de los pacientes de modo que sólo unos pocos casos necesitarán cirugía.

  1. Aplicar hielo cuando comienzan a aparecer los síntomas. Posteriormente se podrá aplicar calor.
  2. Dado que el codo de tenista tiene un origen tendinoso, el reposo también formará parte del tratamiento.
  3. Los antiinflamatorios no esteroideos también tienen efectividad a la hora de tratar el codo de tenista ya sean en pomadas o en pastillas.
  4. La fisioterapia también ayudará a reducir las molestias
  5. Por último, una rehabilitación basada en estiramientos contribuye a la recuperación del codo de tenista.
  6. Una vez haya mejorado la dolencia es de vital importancia cuidar la higiene postural para evitar que el codo de tenista vuelve a aparecer
Las infiltraciones guiadas por ecografía tienen mayor eficacia y reduce el riesgo de errores de forma significativa.

También son usados ortesis (brazaletes) que ayudan a descargar los tendones afectados.

Otros métodos para el tratamiento de la epicondilitis

En determinados casos, una o dos inyecciones locales con corticoesteroides pueden resolver el dolor y la limitación funcional.

Últimamente se ha introducido la inyección de ácido hialurónico o de plasma de sangre del propio paciente en los tendones dañados, llegando hasta un 79% de éxito en pacientes en los que habían fracasado otros tratamientos no quirúrgicos.

 

Tenemos muchas más noticias relacionadas con la salud y redes sociales. Si no te quieres perder ninguna, apúntate a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter

Deja un comentario

No publicaremos tu correo. Los cambios obligatorios están marcados *

Previsora Bilbaína Seguros