Lactancia mixta materna para tu bebe, falsas creencias y cómo lograr la relactación

¿Quieres valorar este artículo?
 

lactancia mixta relactación

Son muchas las mujeres que por las razones equivocadas se pasan a la lactancia mixta

La relactación, volver a la lactancia materna, es posible

La lactancia mixta se recomienda sólo si ha habido un problema grave al inicio de la lactancia o por una pérdida excesiva de peso del bebé

La lactancia mixta consiste en combinar la lecha materna con leche de fórmula para alimentar al bebé. Ya sea alternando el biberón con el pecho o complementando uno con otro, esta práctica es aconsejada por algunos como la mejor opción cuando la madre se reincorpora al mercado laboral o cuando, por el motivo que sea, el bebé necesita coger peso rápidamente. Para otros, en cambio, supone el fin de la lactancia materna.

Antes de seguir avanzando vamos a aclarar un aspecto que en muchas ocasiones pasamos por alto cuando hablamos de cualquier cosa que tenga que ver con la forma en que criamos y alimentamos a nuestros hijos: Una madre y un padre pueden alimentar a su bebé de la forma que mejor estimen sin que por ello tengan que sentirse culpables o cuestionados. Este artículo lo único que pretende es evitar que madres que no quieren dejar de dar de mamar, se vean obligadas a hacerlo por falsas creencias y errores de base.

Lactancia Mixta: ¿Por qué ignoramos las recomendaciones de la OMS?

La unanimidad acerca de los beneficios de la leche materna y sus ventajas respecto a la leche de fórmula es aplastante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda “la lactancia materna exclusiva del bebé durante seis meses” y “el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más“. Aun así, las estadísticas indican que la tendencia es ignorar estas recomendaciones.

lactancia materna en lugares públicos

Una madre de mamar en el metro

Tomemos como ejemplo Noruega: un país en el que la publicidad de la leche de fórmula está prohibida y en el que las madres disponen de un año de baja maternal y dos horas al día de permiso de lactancia cuando se reincorporan al trabajo. A pesar de todos estos beneficios, sólo el 60% de los bebés son alimentados exclusivamente con leche materna durante los 3 primeros meses de vida [contenido en inglés]. Si ampliamos el periodo de tiempo hasta los 6 meses, los resultados son todavía peores: tan sólo el 2% sigue las indicaciones de la OMS.

Aquí tienes unas cuantas falsas creencias que hacen que las madres recurran al biberón cuando no es 100% necesario.

  1. La lactancia materna duele
  2. Salvo los primeros días en los que los pezones no están acostumbrados, lo normal es que dar de mamar no duela. Si se producen molestias pueden ser causadas por una mala postura del bebé que hace que le cueste más obtener la leche.

  3. El bebé demanda mucho pecho porque se queda con hambre
  4. Olvídate del reloj y de las preocupaciones porque no hace ni 40 minutos que terminó su toma y ya te está pidiendo más. El bebé debe mamar cuando él quiera y no le debes retirar hasta que él suelte el pecho.

  5. Desde que le doy bibe, toma menos pecho
  6. Lógico. Es muy normal que el bebé se acostumbre, ya que requiere menos esfuerzo, a succionar el chupete y luego le resulte más costoso succionar el pezón. Entonces mamará menos y tú producirás menos leche llevándote, poco a poco, a recurrir a la lactancia mixta cuando no a abandonar la materna por completo.

  7. Cuando mama no sale nada
  8. A diferencia de lo que se piensa, los pechos de la mujer no funcionan como un almacén que puede estar vació o lleno. Su funcionamiento es más bien similar al de una fábrica que se pone en marcha en cuanto el bebé comienza a succionar. Por eso, la única forma de que te quedes sin leche es que él deje de mamar. A veces, debido a un mala postura, al bebé le puede costar extraer la leche y, si el problema persiste y lo hace de forma acusada, es bastante común que la madre deje de producir leche aunque siempre volverá a ‘ponerse en marcha’ si el bebé succiona correctamente.

  9. Cuando se queda con hambre, un biberón de ayuda viene bien
  10. Si el bebé se queda con hambre, basta con seguir dándole pecho ya que seguirá saliendo leche. Como ya hemos dicho antes, recurrir al biberón es poner fecha al fin de la lactancia materna.

  11. Tengo los pechos blandos porque no tengo leche
  12. Al contrario, si el bebé mama mucho y tú tienes los pechos blandos quiere decir que come tanto que no te da tiempo a acumular leche. Si los tienes duros, la leche saldrá más deprisa y si están blandos saldrá más despacio.

La relactación: cómo volver a la lactancia materna

leche de fórmula en cápsulas

La leche de fórmula como si fuera una Nespresso

Aunque hoy en día la composición de la leche de fórmula ha avanzado muchísimo – el último invento es una especie de cafetera con cápsulas de leche en función de la edad del bebé -, son muchas las madres que, una vez han probado la lactancia mixta, quieren volver a la lactancia materna exclusiva – en esto consiste la relactación – porque consideran que el vínculo que se crea entre ellas y el bebé es más fuerte; porque la fórmula, aunque haya mejorado, sigue estando por detrás de la leche materna en cuanto a beneficios; o por cualquier otro motivo.

Para que el proceso de relactación sea un éxito, deberás controlar muy bien el peso que gana. El quid está en disminuir la cantidad que ingiere a través del biberón e ir aumentando las tomas del pecho. De esta forma irás produciendo cada vez más leche y, a su vez, el bebé tomará más pecho hasta que llegue un punto en el que puedas eliminar el biberón.

El proceso requiere mucha paciencia y apoyo para, en primer lugar, eliminar las causas que desembocaron en la lactancia mixta y, por otro lado, insuflar la suficiente confianza en la madre. Es vital que sepa y entienda que la relactación es posible y que es capaz de alimentar con su leche al niño.

Desde previaliamagazine recomendamos que os pongáis en contacto con grupos de apoyo a la lactancia materna. Ahí os podrán dar el asesoramiento personalizado y personal necesario.

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a la newsletter de Previalia Magazine y recibirás más noticias como ésta en tu bandeja de entrada
Suscríbete a nuestra Newsletter

Deja un comentario

No publicaremos tu correo. Los cambios obligatorios están marcados *

Previsora Bilbaína Seguros